miércoles, 30 de noviembre de 2011

querido papá noel:

Quisiera que esta navidad le regales al diario La Capital un corrector de estilo. Sé que el diario viene de mal en peor, por falta de presupuesto y por falta de credibilidad, porque como dicen tantas boludeces ya la gente no les cree ni los compra, pero yo fui una niña buena toda el año, y fui a la escuela e hice todas las tareas, así que merezco leer el diario y no encontrarme con estas cosas que la maestra de primer grado siempre corrigió en los chicos que se equivocaban (que no es mi caso, claro...)

Bueno, ponele querido papá noel que no te alcance para el sueldo de un corrector de estilo, porque se trata de gente profesional que cobra caríiiiisimo, pero por ahí podrías facilitarles un corrector de tipeo nomás, dicen que en el procesador de textos, por ejemplo, vienen correctores de ortografía que podrías enseñarles a usar...

bueno, eso... viste qué buena que soy, no pido nada para mí, pero dale a ellos un alegría, porfi...
besos, besos y más besos para tus cornamentados ayudantes también...



Mirá esta pobre chica, Leonela, encima que no tiene bien definido el número de documento ni su identidad, en la misma nota, le cambiaron el nombre dos veces... no es justo!
Por otro lado, entiendo que los rosarinos nos comemos las "eses" pero por escrito no son taaan ricas!! los perjuicio son feo
Los rosarinos usamos muy seguido la unidad de tiempo "años" así que supongo que esta chica hace muchos "años" que viene en Rosario, no muchos minutos, perros, ladrillos, etc. etc. etc.
Luego, fijate, no me queda claro cuántas veces ni cómo se enteró Leonela que su número de documento era el de otra persona, por ahí se enteró varias veces pero se fue olvidando, con las preocupaciones de hoy día, es lógico....
Además, el hecho de que no haya podido sacar la licencia de conductor, porque para ella debería ser de "conductora" no le ha permitido CONDUCIR un auto para viajar al Chaco y a otros numerosos lugares que podría enumerar.
Bueno, bueno, no sigo, ahí está bien clarito, si todo esto no se corrige ahora, andá a saber cuándo...

saludos, muchaco'

Sauria

pst pssst: acá la nota: http://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/La-joven-a-la-que-le-asignaron-un-DNI-de-otra-persona-debe-corregir-toda-su-vida-20111130-0048.html

lunes, 1 de agosto de 2011

Vos, sos bienvenido?

GEN71 - Vandalismo Gráfico: Vos, sos bienvenido?: "Para que no vengan con que esta gestión es puro cotillón y obras sub-ejecutadas, aquí tenemos el anticipo de lo que se viene en cuanto a las PROpuestas Buenos Aires 2011..."

viernes, 29 de julio de 2011

sobre las debilidades



Se es lo que se es
lo que siempre se ha sido
Se siente lo que se siente
en el centro del centro silente
tenga o no tenga evidente sentido

Y rara vez se es tal y como se quiere
se llora lo que se llora
uno no elige de quien se enamora
ni elige qué cosas a uno lo hieren

Y en lo más sutil de los cuerpos sutiles
lejos de la noria de causas y efectos
se tiene el corazón que se trae por defecto
así como Aquiles, por su talón, es Aquiles

La sed, aquella sed
la que el agua no cura
La cruz de un presentimiento
que nos suelta hacia los cuatro vientos
con el mandamiento de buscar a oscuras

Y en lo más sutil de los cuerpos sutiles
lejos de la noria de causas y efectos
se tiene el corazón que se trae por defecto
así como Aquiles, por su talón, es Aquiles

Se es lo que se es

(Aquiles por su talón es Aquiles. Jorge Drexler)

martes, 15 de febrero de 2011

metrópolis

Te dije que no soy radical, gordo, pero me encanta cuando te ponés asi cachondote con lo del peronismo y esas cosas populares de los negros, la cumbia, la foto de evita, esas cosas, viste... le dice con una sonrisa socarrona, porque sabe que la gastada lo está haciendo calentar. El gordo se sienta al borde de la cama, sacude unas órdenes de trabajo y se levanta porque ya viene su parada, Alberdi y Rivera Indarte, República de Flores, como a mitad del recorrido. El bondi está lleno de chicas florecidas, de pelos, de arrugas, de mañas florecidas. Los pasamanos se abren en ramilletes de relojes y pulseras de todas calañas, metales y plásticos varios, el aire negro de los embragues sacude las blusas y levanta las polleras veraniegas, como en un insólito paisaje multicolor, pegajoso y sucio.

La chica de lentes a lo Marta Minujín enrolla una y otra vez el pase a planta, otrora tercerizada y cortando vías, y ahora juguetea con el papelito enroscado de fecha, hora y destino. Mira por la ventana y sueña con comprar el baby-call más caro del mercado, ese que también agarra la frecuencia de los patrulleros. Su departamento sobre Rivadavia es chiquito y los pulmones de su bebé están sanos (por ahora) pero el ruido se cuela por las ventanas en tumultuosos trenes, bocinazos, frenadas y golpes, y si el pibe berrinchea porque tiene hambre no hay cristo que lo oiga.

El escribano de la segunda fila termina su segunda jarra de café del día, mientras traga por su boca masajea con su mano abajo de las mustias tetillas, porque el fluído va cayendo y va calando, y va pintando sus dientes y la punta de sus bigotes, o acaso el cigarillo que se fuma en el balcón cada 17 minutos. Otra vez haciendo horas extras en la cola de movistar, con lo que odia las compañías telefónicas! Si tuviera auto no sabés como se recorrería Yerbal de cabo a rabo.

Sucundúm. Un bache sobre la cinta amarilla de seguridad industrial, a las calles de este barrio mucho no las arreglan, el clarck retrocede y hace ese piii-piii-piii para que la gente se avive y se corra. Señora, le traigo el pedido de Coto pero dele que dejé la camioneta en doble fila: 2 leches larga vida, arroz instantáneo, café instantáneo, fideos instantáneos, pochoclo para el microondas, dos libros de iva-compras, la impresora matriz de puntos con las últimas 10 facturaciones presentadas en la AFIP, el repuesto del torno ese que se rompió de la CNC, la orden autorizada del cardiólogo, el jabón en polvo, más que blanco, blanco ala.

Un andamio con obrebros paraguayos se cae y se estrella en la vereda, justo sobre el cartel de la novela reciclada que esperamos con tantas ansias. Del susto, el chofer detiene el engullimiento de la hamburguesa, habráse visto, pero el Javier, que salió empleado del mes con el uniforme rojo y los pins engrasados, se apresta, solícito, a componer el desastre. Pone la baliza amarilla de "Wet Floor" y la cinta demarcadora y aquí no ha pasado nada, que se vayan a reclamar a su país. Frenada y descenso de pasajeros en Plaza Flores, de ahí al tren o al subte (que viene con demoras por piquete de esos negros de mierda que piden planes, tal como anuncian por el altoparlante)

Así anda la vida, che, sweet home buenos aires donde el cielo es tan gris... No es que me queje. Tanto. Pero la verdad que no veo la hora de llegar a casa. O de que llegue el fin de semana, para gastar toda esa plata que tanto nos cuesta conseguir, y aunque en casa ya no cabe más nada capaz que podamos aprovechar la promo 2x1 de cilindros hidráulicos (qué lindos qué lindos lo que siempre deseé!) esa que anuncian en los carteles luminosos de la hora de la cena, entre los chirridos del compactador de basura y las sirenas de los bomberos que vuelven de apagar incendios.

martes, 9 de noviembre de 2010

la política es...

20, 23, ponele que haya tenido el chico en el 126 que va a Mataderos. Remera raída, zapatillas de lona. Saca de su mochila negra un bolsita de la librería Distal, y de adentro de la bolsita ilumina el bondi con "La razón de mi vida", y una estampa de Evita blanca sobre el fondo negro, y letras en rojo. Podría reconocer ese libro de lejos, no por la tapa reeditada, sino porque fue la literatura de los estantes de la casa de mis viejos que eran "peronistas, pero de Perón", como solía decir de pendeja, sin saber demasiado a qué me refería.

20, 23 años habrá tenido el pibe y saca ese libro recién comprado, para leer en el colectivo. Para leer, y hacer, política en el colectivo. Y pienso: 23 años tenía yo en el 2001. Bueno, qué les voy a contar de mis 23 en el 2001 que ustedes no sepan, a ver: era tan hermosa! y podría haber hecho mil cosas, pensar mil futuros y tener mil proyectos... PERO NO, en el 2001 no-pasaba-nada. Nada de nada. Nada más de lo que ya sabemos todos que pasó. Pasaba, no sé, un Ultimo Bondi a Finisterre, y pará de contar. Pasaba la Ley Federal de Educación, esa que mercantilizaba la educación para rédito de las empresas... y yo estudiaba Letras, imaginate...

Pero esperá: a mis 23, no sólo nos pasaba el 2001 en Rosario, ex-cordón industrial-fábrica-baldía (que no es lo mismo que el 2001 en Capital Federal, te lo aseguro) y yo todavía me acordaba perfectamente del 89. Bueno, en el 89 yo tenía 13 años, me acuerdo que mi vieja me mandaba a la panadería de Ayacucho y Bustamente y el pan de la mañana costaba distinto al de la tarde, por ese tema de la inflación, viste, que se definía hora a hora, sin internet y sin teléfonos mediante. Igual, en mi familia agradecíamos comer pan inflacionado, y arroz con acelga dos o tres veces por semana. También me acuerdo que la panadería atendía con la persiana baja y medio en penumbras. De eso me acuerdo, y de los saqueos en el barrio, por supuesto.

Lo más triste es que el 2001 no me sorprendió, te juro que no me sorprendió: pensaba que en la lógica de este país era normal que cada 10 años estallara la guerra social o un chocara un meteorito contra el mundo, da igual. Pero en serio que no me sorprendió, eh. Decía: en este país los ciclos son de 10 años, más o menos: la dictadura, el 89, el 2001. Qué te parece, 3 rupturas institucionales en 23 años, toda mi vidita. Hay que remontarla eh...

No sé si alguna vez pensaste en cómo la política determina la subjetividad de nuestras vidas. De lo que podemos elegir, de lo que hacemos, de lo que somos. Yo hay muchas cosas que puedo entender recién ahora, qué se yo...

Entiendo y me emociono mucho con el pibe de remera raída en el 126 que va a Mataderos, que saca un libro de política recién comprado, y quiere leer, y lee. Y hace mientras lee. El otro día, a un compañero "que no le interesa para nada la política", de pronto le dije: "mirá, la política es una forma de concebir la vida, una forma en que pensás cómo te gustaría que fuera tu vida, y la de la gente que te rodea." La política no es más ni menos que eso, cada elección que tomamos es política, cómo nos vestimos, qué comemos, qué compramos, qué leemos. La política es lo que elegimos, pero ojo, es también la que nos dejan elegir los que hacen política...

A mis 13 yo tuve la mitad de los días de clases, y la otra mitad se los llevó la huelga. A mis 23 yo pagaba el colectivo con las monedas que me daba mi viejo. Y no elegí nada de eso. Hoy, el pibe del 126, con sus 20-23, y todos los miles de pibes como él que vi en la Plaza el 27 de octubre, entienden que pueden construir política y tomar sus propias decisiones. Que pueden elegir. Y esa es la mejor forma de inventar un nuevo futuro, carajo.


viernes, 5 de noviembre de 2010

micromilitancia hay que hacer

Hoy me fui a una de esas librerías re co-oool-turales de la calle Corrientes, y pedí "ese libro nuevo de Daniel Filmus, sobre los presidentes de latinoamérica...", ya nomás decir la palabra "latinoamérica" en ese entorno me hace sentir no sé, Piero, Silvio Rodriguez, Mercedes Sosa, alguno de esos trovadores de los 70, que definitivamente no tienen nada que ver con la big city... Sin embargo, el pibe vendedor me dice "Ah, sí, sí, las entrevistas que hizo para canal Encuentro..." faaaaa... y ahí, viste, como que se me hincha el corazoncito porque alguien sabe de lo que estoy hablando, y me hace el guiño ese de "compartir el mismo código". Lo va a buscar el pibe, por allá atrás y a lo lejos, pero revuelve y no lo encuentra. Le pregunta a otra vendedora, y la chica le dice "ah sí, claro, lo puse en la mesa de adelante.." faaaa...! la piba lo puso en la mesa de adelante, esa que es la primera que ves cuando entrás, ahí está Filmus con su libro que vale oro porque vale oro la unión de estos presidentes de la "Patria Grande" que soñó San Martin y Bolivar, y no es moco de pavo. Ok, ok, un verdadero acto revolucionario hubiese sido, a su vez, prender fuego los libros de Majul, pero bué, los libros de Majul no valen ni un fosforito, claro. Majul, el día que vos te mueras no va a ir nadie a tu velorio, te aviso...

Me subo al subte (cartera con cosas del laburo, comprita de la perfumería, bolsa con dos tuppers sucios, camperita, aj...) y tengo a mi lado dos lectores con sendos diarios, el veterano señor de camisita rosa ostenta el Clarín, y la piba de bronceado La Nación (y sí, las callecitas de Buenos Aires tienen ese "no sé qué..." mmm...). Vieron que hay como una cosa así re arquetípica del lector de Clarin: de 50 pa' arriba, recién afeitado, lentecitos de ver de cerca, y sobre todo esa cara de sorete amargadísimo preocupado por la inseguridad. Ojo, es lo que yo dijo, después de ciertas dosis de Clarin se te termina transformando el hocico así, atenti...

La cuestión que yo ahí nomás desenvaino cual espada de he-man, el libro de mi amigo compañero Daniel Filmus, que es una total preciosura, que ilumina el subte con sus destellos, con esa tapa negra de grande letras que dice "Presidentes, Voces de Latinoamérica" y me entro a emocionar con las primeras páginas nomás, la cita de Galeano, el prólogo que cuénta cómo surge el libro, de las cosas que llamaron la atención del escritor en una reunión previa al UNASUR: mujeres en un ámbito de "machos", hombres sin corbata, rasgos aborígenes, laburantes y militantes de base, que vienen de familias numerosas y pobres, muchas penas en la vida, pero todos presidentes. Toditos presidentes ahora. Genial. Genial latinoamérica así. Y sí, vos comete esa mierdosa de papel manchado con sangre (ah qué poética que estoy... pero no!! si de verdad ese papel que tenés entre tus manos chorrea sangre, todos la vemos, vos no?!), y bué, que se curtan...

Micromilitancia hay que hacer...
Arranqué por las bases, lo que más sé transmitir, más o menos desde que tengo consciencia militante: les estoy explicando con mucha paciencia y consideración a mis compañeras de trabajo qué cuernos es el software libre. O sea, hace un tiempo ya que se migraron las computadoras del laburo, pero nadie les explicó a las trabajadoras por qué y para qué se migró, así que el SL termina siendo una total rotura de ovarios, y allá van ellas quejándose de que no entienden, no sirve, no anda, con Windows estábamos mejor. El software libre es libertario, mierda! Libre del comercio, libre del monopolio (sí, sí, para espanto de algunas caras tuve que nombrar la palabra "monopolio" che, viste que como están de necias algunas cosas pareceria que la palabra "monopolio" es algo digno de defender de un tiempo a esta parte, a quién se le puede ocurrir, por dios!). Les decia, el SL es libertario, generoso, posiciona a las personas como productoras y no como consumidoras, ofrece el código fuente para que puedas modificarlo y adaptarlo y difundirlo, propone nuevos paradigmas de producción en base a la colaboración y la solidaridad del conocimiento, qué tul, che, el SL se la re banca como paradigma de la sociedad que queremos, esa sociedad en la que me voy sientiendo parte desde hace un tiempo. Vamos, que la nueva Ley de Medios que supimos conseguir sólo puede viabilizarse con tecnologías que sean libres, y ahí vamos nosotros, por el derechos de todos/as a la información y la comunicación...

En fin, las compañeras de laburo se apasionaron con el tema, y cómo no?! si es maravilloso, se me pianta un lagrimón, el modelo que nos respeta como usuarios y productores es maravilloso, ese que construimos entre todos y compartimos. Y vamos por más en la oficina, capaz que dentro de un tiempo puedan entender qué cuérnos le ví a este gobierno para apoyarlo abiertamente, digo, capaz que puedan comprender cuál es el camino de entendimiento que hace una persona, que milita en organizaciones sociales desde hace muuuuchos años, para largarse a apoyar un gobierno (que no votó) pero que supo robarse su corazón...

Micromilitancia hay que hacer
El otro día, cuando murió Nestor Kirchner, cuando me cayó la ficha como a la media hora de habérselo escuchado a Victor Hugo, lo abracé a mi compañero y estuve llorando a moco tendido un rato largo. Así con sollozos y frunciendo la cara, una cosa bien fea. Puta madre, qué mal, se murió Nestor y de pronto me entró un cagazo, un cagazo que ni les digo, qué angustia. Ahí nomás nos fuimos a la Plaza, y nos llenamos de esperanza. De la más increible de las esperanzas, de toda la pibada y la gente que salió a la calle, más que un 27 de octubre pareció un 17, pero del 45. Algo así sentí.

Y escribí entonces esta crónica. Que la publicaron las cumpas amigas queridas de enREDando. Y la pasaron también por mail, y la publicaron en este portal europeo que levanta notas de América Latina, y la imprimieron en El Eslabón que es un diario muy copado y militante de Rosario. Y andá a saber por dónde más andan mis palabras, humildes palabras, de hice lo que pude y lo que sentí...

Bueno, la seguimos, hay que seguirla. Escribir estas cosas también es una manera. Cariños a todos. Y a los Negros de Mierda también.

jueves, 30 de septiembre de 2010

yo no la voté, pero...

Leí en el blog de Abel Escudero Zadrayec, una definición del periodista Ignacio Molina, sobre los "por qué" hoy muchas personas nos consideramos kirchneristas.

Admito que yo no voté a Cristina, pero lo cierto es que ella fue ganando mi corazón día a día, como un acto de amor y de entrega absoluta, porque lleva adelante la "agenda" que siempre soñé, la que desde un humilde lugar hemos intentado sostener desde las organizaciones sociales y la comunicación popular, con aciertos y errores, pero siempre en defensa de los derechos humanos tan corrompidos en este país...

Acá el texto:

"Soy kirchnerista porque soy responsable; porque soy padre; porque la paternidad y la treintena me ablandaron el ego y el narcisismo; porque los hechos me demostraron que es muy fácil y simplista creer que uno haría las cosas mejor que los que las hacen y me ubicaron mejor en la realidad; porque dejé de creerme parte de una vanguardia iluminada y pasé a integrar las filas del populismo; porque en los últimos años la palabra política dejó de ser una mala palabra; porque con el kirchnerismo se instalaron temas que parecían acabados e imposibles de revivir; porque las discusiones sobre polítca dejaron de ser teóricas y utópicas para instalarse en la realidad concreta y cotidiana; porque con el kirchnerismo volvieron a escucharse palabras como Estado, justicia y distribución no sólo como parte de consignas panfletarias; porque no me creo tan puro como para no apoyar al gobierno pese a sus evidentes falencias y contradicciones; por la formidable asignación universal por hijo; por la notable reducción de los índices de desempleo, pobreza e indigencia; por la estatización de las jubilaciones; por los millones de personas que se pudieron jubilar sin haber hecho aportes; por los aumentos periódicos de jubilaciones y salarios; por la ley de medios; por la derogación de la ley de obediencia debida y por la inconstitucionalidad de los indultos; por el descabezamiento de las Fuerzas Armadas y la policía; porque el kirchnerismo tiene los enemigos políticos que yo quiero tener; por el apoyo constante a la producción y el fomento de las pequeñas y medianas empresas; por la estatización del correo, de las fábricas de aviones y de las transmisiones de fútbol; por haber puesto a los militares y a la Iglesia en su lugar; porque hoy no es conocido el nombre del jefe del Ejército; por el intento de la 125 y los discursos de Cristina en la Plaza de Mayo; por el espanto de los gorilas de toda clase; por la reinvidicación de los derechos de los pueblos originarios; por la ley de bosques; por la futura ley de entidades financieras, por los discursos de Cristina en general; por la ley que refuerza los derechos de las empleadas domésticas; por el principio de no reprimir las protestas sociales; por el apoyo a las cooperativas de construcción de viviendas; por autoproclamarse como un gobierno popular; por la fiesta del bicentenario; por la ley de medicamentos genéricos; por haber descolgado el cuadro de Videla y por haber colgado los cuadros de próceres latinoamericanos en la Casa Rosada; por la amistad con los gobiernos latinoamericanos que impulsan el socialismo del siglo XXI; por canal 7 y por canal Encuentro; por la ley de inmigrantes; por la derogación de la ley de flexibilización laboral; por el apoyo a las Madres de Plaza de Mayo y por acompañar la búsqueda de hijos de desaparecidos por parte de las Abuelas; porque muchos periodistas e intelectuales que respeto son kirchneristas y porque muchos periodistas e intelectuales nefastos son furiosos antikirchneristas; porque ya no vienen cada dos meses los representantes del FMI a dar órdenes a los ministros de Economía; por no haber cedido a los pedidos de ajuste de la oposición tras perder la elección legislativa; por el aumento para el presupuesto destinado a la educación; por la expropiación de la ESMA; porque imagino que si no se dejara influenciar por su antiperonismo mi papá sería kirchnerista; por todo lo que falta; porque sé que estoy muy lejos de vivir en una sociedad ideal pero que lo único que puedo hacer para acercarme a eso es empujar al gobierno criticándolo y corriéndolo pero también reivindicando sus conquistas; porque si se cae el kirchnerismo no viene un gobierno revolucionario y superador sino uno de derecha y reaccionario; me siento kirchnerista no porque sea un adulador incondicional de Néstor y de Cristina sino porque sé que sus zonas oscuras y las presuntas mafias que las sostienen no son patrimonio exclusivo de este movimiento sino de toda la sociedad, y nadie tiene por qué sentirse al margen de ella; soy kirchnerista porque creo que para cruzar el río hacia la orilla más limpia primero hay que embarrarse los pies."




---
(Pino qué pena qué decepción tan grande, devolveme mi voto!!)

miércoles, 29 de septiembre de 2010

pepas



Eso si, te juro que en mi sueño la mina se habia hecho la cirugia de nariz, porque la tenia de lo más bien, y yo la miraba y pensaba: que loca, la mina, se muere pero tiene cirugia de nariz! se la habrá hecho antes o despues?! POSTA

Y estabamos en la esquina de ayacucho y lucero, en la puerta del supermercado Lorena...

...
(en fin, cosas que pueden pasarte...)

miércoles, 15 de septiembre de 2010

mundo abisal


(link al video)

(y ya me muero de ansiedad y de amor, esperando este sábado a Jorge Drexler, que toca por fin en este extraño abisal Buenos Aires...)

Ella entra, cierra la puerta tras de sí
y cruza el cuarto en diagonal,
parten dos escafandristas, en la penumbra,
rumbo al mundo abisal.
La piel florece, fosforece,
va dejando una estela de aurora boreal,
todo pasa muy lentamente en el mundo abisal.

Inmersión, inmersión,
cerremos las compuertas,
aventurémonos hacia las inciertas profundidades,
Inmersión, inmersión,
vayamos verticalmente a la deriva
dejando que el vértigo nos acaricie,
viendo alejarse allá arriba la superficie.

Inmersión, inmersión
bajar y bajar hacia las alturas
donde apenas dura la luz del día
donde reina una oscura sensación de algarabía,
las ganas tuyas, las ganas mías
la daga fría apretada entre los dientes,
la draga clarividente de la melancolía.

Extrañas criaturas resplandecientes,
tan lejos de lo común y lo corriente,
muestran los dientes en el mundo abisal.

Ella entra cierra la puerta tras de sí
y cruza el cuarto en diagonal
parten dos escafandristas en la penumbra
rumbo al mundo abisal…